• Disminuir el IMC bajo 30 Kg/m2 o perder como mínimo 50% del exceso de peso.
  • Mantener el peso reducido a largo plazo, algo que muchas veces no se logra con el tratamiento médico.
  • Mejorar las comorbilidades cuando estén presentes.
  • La meta es vivir mejor, en forma más saludable y más largo tiempo.