Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV), es decir, del corazón y de los vasos sanguíneos, son:
• La Cardiopatía Coronaria – enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el músculo cardiaco (Miocardio).
• Las enfermedades Cerebrovasculares – enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro.
• Las Arteriopatías Periféricas – enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan los miembros superiores e inferiores.
• La Cardiopatía Reumática – lesiones del miocardio y de las válvulas cardíacas debidas a la fiebre reumática, una enfermedad causada por bacterias denominadas estreptococos.
• Las Cardiopatías Congénitas – malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento.
• Las Trombosis Venosas Profundas y Embolias Pulmonares – coágulos de sangre (trombos) en las venas de las piernas, que pueden desprenderse (émbolos) y alojarse en los vasos del corazón y los pulmones.

Los ataques al corazón y los accidentes vasculares cerebrales (AVC) suelen ser fenómenos agudos que se deben sobre todo a obstrucciones que impiden que la sangre fluya hacia el corazón o el cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón o el cerebro. Los AVC también pueden deberse a hemorragias de los vasos cerebrales o coágulos de sangre.

Las cifras lo dicen todo…

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por esta patología que por cualquier otra causa.

• Se calcula que en 2004 murieron por esta causa 17,3 millones de personas, lo cual representa un 30% de todas las muertes registradas en el mundo; 7,3 millones de esas muertes se debieron a la cardiopatía coronaria, y 6,2 millones a los AVC.
• Las muertes por ECV afectan por igual a ambos sexos, y más del 80% se producen en países de ingresos bajos y medios.
• Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por ECV, sobre todo por cardiopatías y AVC, y se prevé que sigan siendo la principal causa de muerte.

Síntomas frecuentes

• La enfermedad subyacente de los vasos sanguíneos no suele presentar síntomas, y su primera manifestación puede ser un ataque al corazón o un AVC.
• Los síntomas del ataque al corazón consisten en dolor o molestias en el pecho, brazos, hombro izquierdo, mandíbula o espalda. Además puede haber dificultad para respirar, náuseas o vómitos, mareos o desmayos, sudores fríos y palidez.
• La dificultad para respirar, las náuseas y vómitos y el dolor en la mandíbula o la espalda son más frecuentes en las mujeres.
• El síntoma más frecuente de los AVC es la pérdida súbita, generalmente unilateral, de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara. Otros síntomas consisten en la aparición súbita, generalmente unilateral, de entumecimiento en la cara, piernas o brazos; confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice; problemas visuales en uno o ambos ojos; dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación; dolor de cabeza intenso de causa desconocida, y debilidad o pérdida de conciencia.
• Quienes sufran estos síntomas deben acudir inmediatamente al médico.

¿Cómo reducir el riego de enfermedades cardiovasculares?
Al menos un 80% de las muertes prematuras por cardiopatía y AVC podrían evitarse con una dieta saludable, actividad física regular y abandono del consumo de tabaco.

Es posible reducir el riesgo de ECV:

• Realizando actividades físicas de forma regular.
• Evitando la inhalación activa o pasiva de humo de tabaco.
• Consumiendo una dieta rica en frutas y verduras.
• Evitando los alimentos con muchas grasas, azúcares y sal.
• Manteniendo un peso corporal saludable.

Fuente: OMS