Al menos un 80% de las muertes prematuras por cardiopatía y AVC podrían evitarse con una dieta saludable, actividad física regular y abandono del consumo de tabaco.

Es posible reducir el riesgo de ECV:

  • Realizando actividades físicas de forma regular.
  • Evitando la inhalación activa o pasiva de humo de tabaco.
  • Consumiendo una dieta rica en frutas y verduras.
  • Evitando los alimentos con muchas grasas, azúcares y sal.
  • Manteniendo un peso corporal saludable.

Para más información o toma de hora llamar al 2127900

Fuente: OMS