ptg03431335El tema sobre los cuidados en la alimentación,  durante los días festivos es recurrente todos los años en septiembre. Muchos se preguntan sobre qué cosas se pueden o no se pueden comer y de que cosas deben cuidarse. El gastroenterólogo del Hospital Clínico del Sur, Andrés Jorquera, manifiesta que “las reglas generales son bastante conocidas y no hay muchos secretos, se debe apelar al sentido común”.

El especialista explica que a la hora de recomendar o prevenir “me parece razonable distinguir dos tipos de personas: Aquellas sanas, aquellas que  tienen algún problema de salud que pudiera verse agravado por algún exceso. Lo principal es evitar los excesos. Especialmente en estas fechas se suele consumir mucha carne y grasas, sal, azúcar y aliños. Además, de empanadas, embutidos y alcohol. Por otra parte, se consume poca fibra como frutas y verduras”.

Agrega que “el consumo en exceso de estos alimentos y la falta de fibras en la dieta,  expone a síntomas como acidez, provocada generalmente por el reflujo gastroesofágico, hinchazón y constipación”.

Respecto a las personas con enfermedades, el gastroenterólogo expresa que “pueden verse agravada o descompensadas por una mala alimentación en estas Fiestas. Se deben extremar los cuidados y no deberían exponerse a excesos ni consumir alimentos prohibidos”.

Muchas veces una dieta adecuada es parte fundamental del tratamiento: Diabéticos, hipertensos, dislipidémicos, personas con insuficiencia renal o insuficiencia cardiaca, personas con reflujo gastroesofágico, celiacos, intolerantes a la lactosa, portadores de síndrome de intestino irritable (SII), portadores de hinchazón crónica. Todos los anteriores son ejemplos de enfermos en los que  “salirse de la dieta” o un exceso puede descompensar la enfermedad, a veces con consecuencias graves.

Una mala manipulación o mala refrigeración de alimentos expone a infecciones y a intoxicaciones gastrointestinales provocadas por bacterias o toxinas bacterianas.

“Asimismo, el consumo de alimentos en exceso obviamente aumenta la cantidad de calorías diarias lo que sin duda produce aumento de peso. Es conocido y casi aceptado que en las fiestas se sube de peso un par de kilos, lo que a mi parecer no es correcto”, expresa.