fdc11154647Durante el verano las altas temperaturas y el estar de vacaciones nos hace modificar nuestros hábitos alimentarios, existe una mayor tendencia a comer fuera de hogar y consumir alimentos menos saludables, por lo que se pierde la alimentación equilibrada, generando una tendencia  al aumento de peso.

La nutricionista del Hospital Clínico del Sur, Soraya Sepúlveda, manifiesta que “en esta época se debe procurar que la alimentación sea rica en frutas y verduras de la estación, ya que contienen un aporte importante de agua, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes; también es muy importante beber líquidos para asegurar una adecuada hidratación”.

Agrega que “un buen indicador para saber que nos hace falta beber agua es la sed, ya que es un mecanismo fisiológico que regula la ingesta de líquidos, en los adultos mayores este reflejo se ve afectado por lo cual no sienten sed, por ello se recomienda el consumo de agua durante todo el día. Por lo general,  para un adulto el consumo de agua promedio debe ser 2,0 – 2,5 (lt/Día)”.

Para lograr una alimentación balanceada se entregan algunos consejos que pueden ayudar a mejorar la alimentación:

  • Realice cinco comidas al día
  • No consuma bebidas azucaradas
  • Comience y termine el día con un vaso largo de agua (Aprox. 300cc)
  • Mantenga siempre agua refrigerada con rodelas de frutas cítricas (Limón, Naranja, Piña o Pomelo) y algún aromatizante como hojas de hierbas de menta o jengibre
  • Lleve constantemente a su lado una botella de agua para tomar durante el día sorbos pequeños de agua
  • Considere en sus paseos fruta de estación en las colaciones o merienda
  • Consuma verduras crudas de estación
  • Consumir helados de fruta sin azúcar
  • Aumentar consumo de jaleas sin azúcar
  • Preparar compotas de frutas de verano
  • Preferir comidas ligeras y refrescantes
  • Realizar ejercicio

Evite

  • El consumo de diuréticos como el café y alcohol, estos contribuyen a la eliminación de agua del cuerpo.
  • Alimentos con exceso de grasa (Mantequillas, quesos, crema y embutidos)
  • Alimentos con exceso de sal y soja

Señales de una hidratación inadecuada:

  • Orina amarilla intensa y olor fuerte
  • Resequedad de labios
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Sensación sed