La radiación solar es fuente de vida en la tierra, pero supone un riesgo ambiental para la salud por sus posibles efectos perjudiciales en nuestra piel. Las quemaduras solares, el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis constituyen una preocupación que lentamente ha ido asimilando la población general.

El dermatólogo del Hospital Clínico del Sur, Jorge Monardes, explica que “existen dos tipos de radiación solar: los UV-B y los UV-A; y ambos contribuyen  a eliminar en gran medida el riesgo de Cáncer de piel”.

Agrega que “en general la piel de las personas más jóvenes, menores de quince años, y sobre todo menores de tres años tiene un gran riesgo por su piel, ya que su piel aún no está madura y poseen menos capacidad de defensa frente al sol que un adulto”.

Respecto a las horas de exposición al sol, el especialista manifiesta que “es fundamental evitar tomar sol entre las once y dieciséis horas, así como usar  gorras, anteojos de sol, camisetas y aplicarse un filtro solar de al menos factor quince, media hora antes de salir de casa y aplicar nuevamente cada dos horas o después bañarse. En caso de tener piel clara o antecedente de Cáncer cutáneo familiar el factor no debería ser menor de cincuenta”.

Si bien la mayor parte de las personas sabe que la fotoprotección es necesaria en tanto en los adultos como en los niños,ya que una exposición al sol excesiva supone un mayor riesgo de padecer Cáncer de piel en la vida adulta. También, es necesario contar con el ejemplo de los padres y/o la familia, también los programas de educación en los Colegios debieran instruir el correcto uso de los fotoprotectores.

  • ¿Cómo elegir un Factor de Protección Solar?

El dermatólogo, asevera que “no se puede adquirir la primera crema de protección solar expuesta en un mostrador, es necesario fijarse en la etiqueta y de ser posible consultar con un profesional del área”.

Asevera que “no existe ninguna crema de este tipo que proteja completamente frente a la radiación ultravioleta, por lo que los indicadores del Factor de Protección Solar (FPS) nos indicará solo la protección recibida, la cual nunca debiera ser menor de 30 y siempre con protección UVA y UVB”.

Otras variables a considerar al momento de usar un protector solar:

  • Distinguir el tipo de piel.
  • La intensidad de la radiación.
  • Es recomendable extender una capa de dos miligramos por centímetro cuadrado en la piel seca, media hora antes de la exposición solar y después de cada baño.
  • La transpiracion y los baños, tras los cuales es necesario repetir la aplicación, ya que estos alteran el grado de protección del producto.En general el vencimiento de los fotoprotectores es de doce meses y al permanecer abiertos  durante mucho tiempo algunos de sus componentes pierden efectividad.
  • La cantidad de la crema aplicada y la frecuencia de su uso son clave en la fotoprotección, porque de esto depende que un filtro de 50 reduzca su eficacia a la de uno de ocho.
  • 6 puntos a recordar para cuidarte del sol
  1. Evita la exposición al sol en las horas centrales del día, entre las 11 y las 16 horas, incluso en los días nublados.
  2. Utiliza barreras físicas para que el sol no llegue a la piel: sombrillas, sombreros de ala ancha (para proteger también el cuello y las orejas), camisetas adecuadas, entre otras.
  3. Aplica en la piel fotoprotectores solares con filtros de protección UVA y UVB adecuados al fototipo (tipo de piel) de cada persona.
  4. En todas las edades, usar anteojos de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioleta.
  5. Tener en cuenta el lugar en que se está: playa, montaña u otra, para adecuar aún más las medidas de protección.
  6. Beber abundante agua para evitar la deshidratación.
  7. Protégete también en los días nublados.