ptg03688949La radiación solar es fuente de vida en la tierra, pero supone un riesgo ambiental para la salud por sus posibles efectos perjudiciales en nuestra piel. Las quemaduras solares, el fotoenvejecimiento y la fotocarcinogénesis constituyen una preocupación que lentamente ha ido asimilando la población general.

El dermatólogo del Hospital Clínico del Sur, Marcelo Ruíz, da a conocer importantes consejos al momento de utilizar un protector solar:

  • Se debe utilizar filtro solar FPS 30 o más, de “amplio espectro” (que protegen contra radiación ultravioleta tipo A y B, ya que ambos tipos de radiación solar son cancerígenas).
  • El factor de protección solar (FPS) es una medida del porcentaje de radiación ultravioleta contra la cual protege el filtro solar (Ej: FPS 15 protege contra un 93% de la radiación UV, FPS 30 protege contra un 97% de la radiación UV), y NO es una medida útil para establecer la duración del la protección que ofrece el producto en la piel.
  • La frecuencia recomendada de reaplicación debe ser cada 2 horas, e inmediatamente después del baño o excesiva sudoración, incluso de aquellos fotoprotectores que sean “resistentes al agua” (no existen filtros solares “a prueba de agua”).
  •  Si se va a exponer al sol, La cantidad de fotoprotector que permite cubrir el cuerpo entero es de 30 grs. aproximadamente, equivalente a 2 cucharadas grandes.
  • Revisar fecha de vencimiento del fotoprotector o ver si presenta cambios visibles y evidentes de coloración o consistencia.
  • No se debe usar fotoprotectores en lactantes menores de 6 meses. En general, se recomienda privilegiar las medidas físicas de protección contra el sol en estos casos. Existen fotoprotectores diseñados para bebés mayores de 6 meses, que buscan minimizar el riesgo de irritación o alergia en estas pieles más delicadas.

 7 TIPS PARA CUIDARTE DEL SOL

  1. Evita la exposición al sol en las horas centrales del día, entre las 10 y las 16 horas.
  2. Utiliza barreras físicas para que el sol no llegue a la piel: sombrillas, sombreros de ala ancha (para proteger también el cuello y las orejas), camisetas, entre otras.
  3. Aplica en la piel fotoprotectores solares con filtros de protección UVA y UVB adecuados al fototipo (tipo de piel) de cada persona.
  4. En todas las edades, usar anteojos de sol que absorban el 100% de las radiaciones ultravioleta.
  5. Tener en cuenta el lugar en que se está: playa, montaña u otra, para adecuar aún más las medidas de protección.
  6. Beber abundante agua para evitar la deshidratación.
  7. Protégete también en los días nublados.