pa1

La obesidad en Chile y en el mundo ha presentado un aumento significativo. Los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio provocan que las enfermedades aumenten. Es el caso de Patricio Acuña Fuentes, 32 años de edad, quien nos reveló su experiencia “siempre fui gordo, pero llegó un momento posterior a la universidad que comencé a engordar más. Me fui, tres años, a Estados Unidos donde dejé de practicar deporte, el estilo de vida norteamericana, la comida chatarra y el sedentarismo me llevaron a subir 30 kilos, llegué a pesar 149 kilos”.

Respecto al ámbito emocional, Patricio manifestó que “cuando uno está más gordo se siente inseguro en el aspecto afectivo, cuesta más desenvolverse y ser más extrovertido,  porque uno esta consciente  que no se ve bien. Además, es un tema de como te ve el resto”.

Pero todo lo anterior comenzó a cambiar, el año 2010, cuando el ejecutivo comercial  regresa a Chile y se da cuenta que no podía continuar con los mismo hábitos “seguí comiendo mucho, pero comencé a sentirme mal, me faltaba respiración y dormía mal.  Ahí recién decidí cambiar mi vida y me acerqué al Centro de Obesidad de Concepción (Cobec), me realizaron diversos exámenes y descubrí que tenia Diabetes, Hipertensión, Apnea del Sueño, Hígado Graso, así que decidí operarme”.

Luego de una completa evaluación del equipo multidisciplinario de Cobec, Patricio fue intervenido, el 28 de junio 2012, con una Cirugía Bariátrica, que le permitió bajar de 149 kilos a 82 kilos, logrando disminuir 67 kilos en un año. Asimismo, destacó  que “todas las enfermedades que me diagnosticaron previa a la operación desaparecieron, ya no tengo ni dolores de espalda. Me curé de todo”.

Sobre su decisión por asistir al Cobec explicó que “Elegí a Cobec, porque cuentan con un equipo integral de especialistas que me acompañaron durante todo el proceso. Asimismo, fue súper importante la asesoría psicológica y psiquiátrica que recibí, ya que uno vive un cambio de vida trascendental”.

A un año y dos meses de la Cirugía, Patricio nos contó sobre su  nuevo estilo de vida “Actualmente realizo ejercicios 3 veces a la semana, de una hora y media cada rutina. Recuperé mi vitalidad, confianza y disminuí los riesgos de presentar enfermedades cardíacas, ya que en mi familia existen antecedentes de esta patología”.