imageLos últimos 40 o 50 años las expectativas de vida de los pacientes, especialmente de las mujeres ha aumentado a los 90 años. El traumatólogo del Hospital Clínico del Sur , Carlos Chandia, explica que lo anterior conlleva a que las mujeres principalmente, al vivir más que los hombres, pierden la concentración de calcio en sus huesos provocado Osteoporosis y aumentando el riesgo de fracturas, en especial de cadera.

El especialista explica que “La fractura de cadera se produce por una ruptura en la parte superior del fémur o hueso del muslo, justo bajo la unión de las caderas. La mayoría requiere hospitalización y cirugía, siendo las mujeres sobre 65 años las que mayor incidencia tienen en este tipo de fractura debido a la Osteoporosis.”

El especialista expresa que “en Hospital Clínico del Sur contamos con alta tecnología y un equipo médico especializado en cadera, disponible para realizar cirugías las 24 horas de día, según sea la condición del paciente”. Recalca que “ante una caída es importante acudir al Servicio de Urgencia del Hospital, ya que contamos con traumatólogo las 24 horas del día.

  • ¿Cómo prevenir fracturas?

Asegúrese de que su dieta contenga la cantidad adecuada de calcio y vitamina D, juega un rol importante en la absorción de calcio y su incorporación a los huesos para su edad y condición (las embarazadas requieren un aporte extra de calcio).

Realice ejercicio. Caminar 30 minutos, al menos dos veces a la semana, ejercicios en el agua, subir escaleras, bailar, etcétera.

  • ¿Quiénes pueden sufrir una fractura de cadera?

Aunque es verdad que cualquier persona puede caerse, existen ciertos factores que aumentan el riesgo de fracturarse la cadera producto del golpe que reciben:

Edad: las personas mayores de 65 años.

Sexo: las mujeres tienen dos a tres veces mayor probabilidad de este tipo de fractura que los hombres.

Factor hereditario: los que tienen familiares que sufrieron fractura de cadera en la tercera edad.

Nutrición: los que consumen una dieta con bajo contenido de calcio o tienen problemas de absorción de éste.

Hábitos personales: los fumadores, los que beben alcohol en exceso y los que consumen mucha cafeína.

Impedimentos físicos: los que sufren artritis, los que tienen problemas de equilibrio y coordinación, los que no tienen buena visión.

Impedimentos mentales: demencia, personas con Alzheimer, etcétera.

Medicamentos: ciertos remedios producen efectos secundarios como debilidad o mareos. Si la persona los toma tiene un mayor riesgo de caerse.

Para más información o toma de hora llamar al 0412127900